El béisbol creció en Bogotá, Colombia gracias a los migrantes venezolanos

El béisbol no es popular en Colombia. Excepto en la costa caribeña, domina el fútbol. La mayoría de la gente en la capital, Bogotá, sabe muy poco sobre el «béisbol». Y la ciudad sólo tiene dos campos de béisbol públicos.

Pero pasa por el Estadio de Béisbol Hermes Barros Cabas un fin de semana cualquiera, y ese no es el caso. Un domingo reciente, cinco grupos de niños vestidos con los uniformes de su equipo llenaron cada rincón del campo principal.

Los entrenadores realizaban ejercicios de bateo mientras los niños atrapaban rodados o elevados. Los padres gritaban palabras de aliento o instrucción. El olor a café y bocadillos fritos flotaba detrás de las gradas.

Sin embargo, la mayoría de las personas allí no eran colombianas.

La gran mayoría de los 500 jugadores de la Liga Mayor de Béisbol de Bogotá son de la vecina Venezuela, donde el béisbol es el deporte más popular. Como suelen decir los venezolanos, lo llevan en la sangre.

«No importa a qué país fuera, traía mi equipo de árbitro», dijo Pastor Colmenares, de 50 años, el árbitro principal de la liga. Cuando salió de Venezuela hacia Colombia en busca de un trabajo mejor remunerado en 2017, Colmenares solo tenía una maleta. lleno de su equipo de béisbol.

El colapso económico y la represión política de Venezuela han creado la mayor crisis de refugiados en el hemisferio occidental, y ningún país de América Latina ha visto una mayor afluencia de inmigrantes venezolanos que Colombia (alrededor de 2,9 millones en un país de 52 millones). Y ninguna ciudad colombiana ha sido un destino más popular que Bogotá (unas 600.000 personas en una ciudad de unos 8 millones).

Para muchos venezolanos cuyas vidas se han visto perturbadas en su país de origen, ahora enfrentan un futuro incierto y, en algunos casos, han recibido una recepción hostil por parte de los colombianos. Para ellos, la liga ofrece cierto refugio.

«Para mí, significa esperanza», dijo Félix Ortega, de 51 años, un consultor de software que se mudó a Colombia en 2018 desde Venezuela y cuyos hijos Sebastián, de 13 años, y Rodrigo, de 8, juegan en la liga.

«Mis hijos mantienen esa conexión con nuestra cultura», continuó. “Pero también es un lugar de encuentro para todos nosotros. Es como tener un pedazo de Venezuela aquí.»

La liga, en diversas formas, existe desde 1945 y estaba compuesta principalmente por colombianos. Pero eso cambió en los últimos años a medida que llegaron más venezolanos.

«Les hemos abierto las puertas», dijo el presidente de la liga, José Francisco Martínez Petro, de origen colombiano, y agregó que los recién llegados aportan conocimientos comprobados de béisbol y han elevado el nivel de la liga.

De los nueve clubes de la liga amateur, cada uno con varios equipos en diferentes grupos de edad, a partir de los 3 años, hay uno que es claramente venezolano: los Leoners. A diferencia de otros equipos que llevan el nombre de clubes de béisbol de las grandes ligas de Estados Unidos, los Leones representan el equipo profesional más exitoso de Venezuela, al que no todos los venezolanos en Bogotá apoyaban en su país.

«Cuando estás aquí, no importa», dijo Gabriel Arcos, un ingeniero de sistemas que creció animando a su rival Leones en Venezuela y se mudó a Bogotá en 2016. “Tal vez no te gusten los leones de Caracas. pero como siempre digo, estos son los Leones de Bogotá.»

Hace cuatro años, cuando Iraida Acosta asumió la presidencia de Leona, dijo que sólo había seis niños venezolanos. Ahora, dijo, la mayoría de sus 64 jugadores son venezolanos.

Acosta, de 54 años, dijo que en 2017 ella y su hijo de 9 años abandonaron su ciudad natal venezolana cerca de la costa caribeña para visitar a su marido, que había llegado a Bogotá seis meses antes en busca de trabajo. Se quedaron porque las oportunidades económicas eran mejores.

Aunque no fue fácil.

«La cultura, aunque son países hermanos, es completamente diferente», dijo y agregó: «Lloré mucho cuando vine aquí».

Cuando Acosta abordó los autobuses públicos de Bogotá, dijo que evitaba hablar para que la gente no escuchara su acento. Dijo que la gente en Colombia usaría un lenguaje irrespetuoso con los venezolanos y entraría. «¡Vuelve a tu país!»

Descubrió la liga de béisbol en Facebook, inscribió a su hijo y fundó una comunidad. Se hizo amigo de los colombianos que dirigían el club Leones, y estos se lo cedieron cuando surgieron complicaciones de salud familiar.

Otros colombianos que Acosta conoció a través del béisbol le dieron la bienvenida. Los deportes, dijo, proporcionaban un terreno común.

«Sin toda la inmigración, forzada, deseada o lo que sea, no tendríamos la calidad que tenemos ahora aquí en jugadores y entrenadores», dijo Hernán Vázquez, de 36 años, un colombiano que es entrenador asistente en Leones y cuyo hijo de 7 años – el hijo mayor juega en la liga.

Vásquez, quien bromeó diciendo que ahora es venezolano dada la cantidad de personas con las que pasa tiempo, está enojado porque muchos colombianos han señalado a los venezolanos como la fuente de los problemas de su país, como el aumento de las tasas de criminalidad.

«El 99 por ciento de los venezolanos que conozco son profesionales que vinieron a trabajar», afirmó.

Colmenares abandonó Barquisimeton, un pueblo en el noroeste de Venezuela, hace seis años porque dijo que sus tres trabajos (metalúrgico, juez y trabajador ocasional de la construcción) todavía no le proporcionaban suficiente dinero para alimentar adecuadamente a su familia. «Cuando llegué, tenía la piel prácticamente pegada a los huesos», dijo.

Al principio, Colmenares dijo que tuvo dificultades para encontrar trabajo, yendo de empresa en empresa y ofreciéndose a hacer cualquier cosa. «Estábamos buscando mucho trabajo», dijo. «Verás muchas cosas. “Oh, eres venezolana. No, no, no, no queremos tener nada que ver con los venezolanos».

Después de encontrar finalmente trabajo como metalúrgico, Colmenares poco a poco construyó una vida en Bogotá. Su esposa y su hija se reunieron con él posteriormente en Colombia, y otra hija y su hijo viven en Chile. (No ha conocido a su nieta de 6 años nacida en Chile).

El Sr. Colmenares también encontró su lugar en su verdadera pasión: el litigio. Cuando ingresó a la liga, dijo, sólo otro árbitro era venezolano. Hoy son las 12 menos las 11.

«La liga lo representa todo para mí», dijo entre lágrimas. «Hay un juicio después de mi familia».

Otros han encontrado un refugio similar. Cuando Arcos dejó Caracas hace siete años debido a la escasez de oportunidades, llegó a Bogotá solo. Se puso a trabajar, encontró un departamento, tres meses después llegaron su esposa y su hijo de 4 años.

Pasaron su primer Año Nuevo solos en la ciudad. Durante más de dos años, la mayoría de las veces se quedaron en casa o exploraron Bogotá por su cuenta.

Pero un día, de camino a jugar fútbol con sus colegas, Arcos llegó al campo de una liga de béisbol e inscribió a su hijo para la semana siguiente. Pronto su familia pasó allí todos los fines de semana. Los invitados a las fiestas de cumpleaños de sus hijos proceden todos de la liga.

«Cambió nuestras vidas por completo», dijo Arcos, de 34 años.

Sin embargo, el béisbol no era lo mismo en casa. Los padres se han quejado de que la competencia para sus hijos no es tan buena como en Venezuela. La liga no siempre puede presentar un equipo para los torneos nacionales, dijeron funcionarios, porque las reglas de la federación colombiana de béisbol limitan a los jugadores extranjeros al 20 por ciento de la plantilla.

Y a diferencia de Venezuela, donde hay campos de béisbol por todas partes, el estadio de la liga de Bogotá está en medio de una ciudad congestionada y puede tomar más de una hora en llegar en cada sentido.

Cuando Romero González, de Suleiby, no puede llevar a su hijo Darvish, de 11 años, a practicar o jugar porque está ocupado en su restaurante venezolano, él y otra madre se turnan para llevar a sus hijos al campo.

Romero, de 37 años, divorciada y madre de tres hijos, llegó sola a Bogotá en 2017 y luego trajo a su familia. A ella y a su esposo en ese momento les encantaba el béisbol y querían que su hijo mayor siguiera jugando.

«Es beneficioso porque es el mismo grupo con el que juega desde que tenía 5 años», dijo.

Aunque muchos venezolanos abandonan Colombia para ir a Estados Unidos, las Grandes Ligas siguen siendo un vínculo con la diáspora venezolana. Acosta dijo que las familias que aún no han salido de Venezuela se comunican regularmente en las redes sociales.

Dijo que los mensajes suelen decir: “Hola necesito información. Vendré pronto a Colombia y quiero que mi hijo se inscriba para jugar allí».

Puede interesarte

Informe meteorológico y de campo del estadio Guyana Providence

Indias Occidentales vs Papúa Nueva Guinea Mundial T20 2024. Las Indias Occidentales (WI), dos veces …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *