Colombia, un país normalmente húmedo, lucha contra incendios forestales generalizados

Helicópteros que transportan cubos de agua vuelan hacia las montañas donde arden incendios, una espesa niebla cubre regularmente el cielo y se ha ordenado a los residentes que usen máscaras y limiten la conducción debido a la mala calidad del aire.

Los bomberos han estado combatiendo incendios en las montañas alrededor de Bogotá, la capital colombiana, durante toda la semana mientras decenas de otros incendios ardían en todo el país en lo que las autoridades dijeron que fue el enero más caluroso en tres décadas.

El presidente declaró un desastre nacional y pidió ayuda internacional para combatir los incendios, que, según él, podrían extenderse más allá de las montañas de los Andes y estallar en la costa del Pacífico y en el Amazonas.

Los incendios en Colombia este mes son inusuales en un país donde la gente está más acostumbrada a las lluvias torrenciales y los deslizamientos de tierra que al fuego y las cenizas. Se atribuyen a las altas temperaturas y la sequía, que se han visto exacerbadas por un fenómeno climático conocido como El Niño.

Ricardo Lozano, geólogo colombiano y ex ministro de Medio Ambiente, dijo que El Niño es un fenómeno natural que ocurre cíclicamente, pero con el cambio climático «estos eventos son cada vez más intensos y cada vez más extremos».

Este mes trajo temperaturas récord en Colombia, incluidos 111 grados Fahrenheit en Honda, una ciudad colonial entre Medellín y Bogotá. Secó bosques, sabanas y las tierras altas normalmente húmedas conocidas como páramos, convirtiendo partes del país en cajas.

Con docenas de incendios ardiendo, quemando más de 100 millas cuadradas y las temperaturas continúan aumentando, las autoridades dicen que es probable que haya más incendios antes de que comience la temporada de lluvias en abril.

También se produjeron incendios en los vecinos Venezuela y Ecuador, incluso en una reserva ecológica.

En toda Colombia, los equipos de bomberos, compuestos por voluntarios en muchos lugares, dicen que están abrumados por los incendios alimentados por el calor y los vientos.

«Una de las cosas más difíciles es terminar un turno y volver a mirar las montañas sólo para ver más puntos calientes», dijo Santiago Botello, coordinador de gestión de riesgos de los bomberos voluntarios de Bogotá. Los voluntarios, dijo, constituían aproximadamente una cuarta parte de los aproximadamente 600 bomberos que luchaban contra los incendios en las montañas sobre la ciudad de unos ocho millones de habitantes.

«Es físicamente agotador», dijo Botello, y agregó: «Obviamente, no es común ver algo así en Bogotá».

Tres incendios en las montañas que atraviesan el lado de Bogotá, conocidas como Cerros Orientales, enviaron columnas de humo sobre la ciudad la semana pasada, lo que provocó la suspensión de decenas de vuelos y provocó la evacuación de algunas escuelas y edificios.

El alcalde Carlos Fernando Galán dijo que los incendios de Bogotá estaban oficialmente bajo control el domingo por la noche, aunque no fueron extinguidos por completo, y el lunes se reportaron nuevos incendios tanto en la ciudad como en la periferia de Sopo.

Los helicópteros continuaron sobrevolando Bogotá. Algunos de los helicópteros eran helicópteros Black Hawk donados por Estados Unidos en 2022 y rebautizados como Guacamayas, o guacamayas, por el gobierno colombiano, lo que señala su nuevo papel en la extinción de incendios, no solo en la guerra contra las drogas que dura décadas.

Mientras los helicópteros trasladaban agua a los puntos calientes, las rutas de senderismo que suelen atraer turistas por sus frondosos bosques, arroyos de montaña y vistas panorámicas permanecían cerradas.

El biólogo Eduardo Campos, que dirige una empresa que ofrece caminatas en las montañas, dijo que una alfombra de hojas dejadas por especies no nativas, incluidos pinos y eucaliptos, se secó durante El Niño y avivó el incendio.

El daño fue extenso, dijo Campos. Los agricultores pobres que vivían en las montañas fueron desplazados. se quemaron animales, incluidos pájaros, mamíferos y pequeñas serpientes; y zonas de bosque habían sido destruidas.

«Harán falta años para que el bosque se restablezca», afirmó.

La ministra de Medio Ambiente de Colombia, Susana Mohamed, dijo el viernes que el 95 por ciento de los incendios en todo el país no fueron causados ​​por causas naturales, como rayos, ni por accidentes, quema de basura o limpieza de tierras para agricultura, ni por intención criminal. Hasta esta semana, 26 personas han sido detenidas.

Al menos una persona murió en los incendios, un hombre de 74 años en La Capilla, un pequeño pueblo a unos 70 kilómetros al noreste de Bogotá. Las autoridades dijeron que su cuerpo fue encontrado después de que se extinguiera el incendio en su casa.

Los incendios han sido particularmente devastadores para los páramos., los cuales albergan plantas raras llamadas frailejones y son esenciales para el abastecimiento de agua a la población urbana.

Hernán Morantes, abogado ambientalista y defensor de Santurbani Páramo, una reserva natural a 300 millas al noreste de Bogotá, dijo que ya había habido incendios en el área antes, «pero no de esta magnitud».

El gobierno colombiano pide a la gente que denuncie los incendios utilizando el hashtag «El Niño no es un juego».

Buscando ayuda internacional, incluso de las Naciones Unidas, dijo este fin de semana el presidente Gustavo Petro. Uno está relacionado con las olas de calor y la salud humana. Otros incendios forestales. Otro con problemas de suministro de agua.’

Brasil, Canadá y Perú se han comprometido a enviar ayuda a Colombia, dijo el gobierno.

Petro dijo que los países de la región deben prepararse para hacer frente a lo que podría ser una «emergencia planetaria en la selva amazónica».

En los últimos años, los incendios han quemado grandes extensiones de selva tropical en Brasil.

Petro ha hecho de la lucha contra el cambio climático una prioridad en su agenda, incluida la reducción de la deforestación y la retirada del país de las exportaciones de combustibles fósiles. Mientras algunos en Colombia aplauden el énfasis del presidente en el vínculo entre los incendios de este mes y el cambio climático, otros lo critican por no tomar medidas concretas para prepararse.

Morantes, abogado y procurador, dijo que los recortes presupuestarios y la falta de planificación de los departamentos de bomberos han socavado la capacidad del país para responder a los incendios, afirmación de la que se hicieron eco los funcionarios afectados por desastres pasados.

«Ya deberíamos haber preparado todas las herramientas de cooperación internacional: aviones, todo», afirmó. «El problema es que el país no está preparado. Está claro que no está preparado.’

En respuesta a las afirmaciones, el Ministerio de Medio Ambiente de Colombia dijo en un comunicado el lunes que había estado planificando El Niño durante meses, citando como ejemplo la respuesta aérea que se está llevando a cabo actualmente.

El ministerio dijo que se han asignado más de 2 mil millones de dólares para la preparación y respuesta a incendios, y que se ha creado una red comunitaria para la prevención y la comunicación.

«Esta situación no es una serie sorprendente de incendios», dice el comunicado. «Es el fenómeno de El Niño combinado con la crisis climática lo que ha provocado condiciones extremadamente secas. Sumemos a esto la mano humana, que intencionada o accidentalmente provocó incendios».

Federico Ríos informe incorporado.

Puede interesarte

JetSMART Colombia proporciona AOC; Esta empezando

JetSMART Colombia (Bogotá) inició vuelos comerciales en Colombia el 14 de marzo, con el A320-200N …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *