Colombia permanece invicta en la clasificación para el Mundial, pero se pregunta qué pudo haber sido

El penalti de Darwin Núñez tras ser expulsado en el tiempo de descuento el papel El portero Camilo Vargas vio a Uruguay salir de Barranquilla el jueves por la tarde con un punto tras el empate 2-2.

Luego, el martes por la noche en la altura de Quito, Colombia tuvo la mala suerte de ver dos goles anulados por el VAR y un penal fallado por Luis Díaz cuando el partido terminó 0-0.

James brilla contra Uruguay mientras Colombia pierde oportunidades

Colombia tuvo un comienzo lento contra Uruguay y el entrenador Néstor Lorenzo seleccionó una alineación titular experimentada (en promedio cinco años mayor que el rival) para afrontar una crisis de minilesiones en el equipo.

Tomando tiempo para encontrar su ritmo, solo era el minuto 35. Los cafetaleros logró dar en el blanco. Un centro de Santiago Arias desde la derecha encontró a James Rodríguez, quien tomó el control con la derecha y luego rápidamente disparó un zurdazo al ángulo inferior derecho para darle la ventaja a Colombia. ¡Buen gol!

Pero la ventaja de Colombia continuó hasta apenas segundos después del segundo tiempo, cuando un cabezazo de Matthias Oliver desde muy cerca al ángulo inferior derecho siguió a un córner.

Poco después volvieron a estar al frente, pero de forma controvertida. La recuperación de Luis Díaz y el posterior pase por la banda derecha encontraron a Rafael Santos Borré, cuyo centro pareció golpear el brazo de James antes de desviarse para que Mateus Uribe rematara.

Los comentaristas de la televisión colombiana lo calificaron de «polémico», pero las repeticiones mostraron que tuvieron suerte de que el VAR no anulara el gol.

Con la cola en alto, Colombia jugó con fluidez para crear tres buenas oportunidades en rápida sucesión, pero ninguna se materializó gracias al travesaño, el travesaño y Lucho Díaz fallando lo que debería haber sido una oportunidad simple para él.

Entrenamiento para el último partido contra Ecuador. Foto de FCF Colombia

Aunque un poco tarde, Lorenzo hizo los cambios en un intento por seguir quitándole el juego a Uruguay con las presentaciones tardías de la leyenda de West Yorkshire, Luis Sinistera y Jorge Carrascal.

Sin embargo, el partido volvió a cambiar tras una segunda tarjeta amarilla para el portero Camilo Vargas. En el minuto 9, Nunes fue amonestado por perseguir inexplicablemente fuera de su área, el segundo de Vargas llegó tras un choque con Maximiliano Araujo.

El portero suplente Álvaro Montero, que debutaba con la selección, no pudo evitar que Núñez pusiera el 2-2, al no poder impedir que el árbitro ordenara su retirada tras una revisión del VAR por expulsión del delantero.

Colombia creó muchas más oportunidades en este partido que en sus dos eliminatorias anteriores; Sin embargo, la falta de cohesión en defensa los ha superado regularmente y aún quedan dudas en esta zona del campo. Santiago Arias, sin embargo, hizo un partido fantástico como lateral derecho.

Un buen resultado y un resultado positivo, pero la forma en que Uruguay empató al final hizo de este partido un empate clásico que parecía una derrota. Los recuerdos de las horrendas eliminatorias de 2022 se reavivaron con una falta de instinto asesino que no logró poner fin a los partidos.

Díaz negó el penal

Una historia similar ocurrió unos días después en Quito. Si bien fue una marcada mejora con respecto a la paliza de 6-1 que sufrió Colombia en su última visita a la capital ecuatoriana, las oportunidades perdidas significaron que Colombia se quedó con otro punto por sus esfuerzos.

Al igual que el jueves pasado en Barranquilla, Colombia siguió aguantando en el primer tiempo cuando Ecuador golpeó tanto el travesaño como el travesaño con los intentos de largo alcance de Álvaro Montero.

Colombia, sin embargo, se defendió bien y en el minuto 35 un inteligente centro de James Rodríguez encontró a Luis Díaz, quien remató suavemente al portero Moisés Ramírez. La ventaja duró menos de un segundo, pero el juez de línea inmediatamente levantó su bandera por fuera de juego cuando Lucho comenzó su carrera una fracción de segundo antes de tiempo.

La última vez también hubo un empate contra Uruguay. Foto por FCF Colombia

La absolutamente sublime actuación de Díaz en la segunda mitad lo vio masacrar a tres jugadores en la línea de banda, dejándolos retorciéndose en sangre mientras presionaba para lanzar un balón perfecto dentro del área a John Arias, quien recibió una falta.

Sorprendentemente, fue el propio Lucho quien ejecutó el penalti en lugar de James Rodríguez o Rafael Santos Borré.

Díaz, por supuesto, acaba de regresar de una lesión de larga duración y no ha mostrado exactamente un juego eléctrico para el país que lo ve como el próximo líder talismán. La elección.

Si esta fue una decisión del equipo para tratar de infundir confianza en un compañero con dificultades, no funcionó. El intento de Díaz fue pobre y Ramírez lo salvó fácilmente. Fue su segundo penalti como profesional y su segundo fallo.

Menos de dos minutos después, Colombia pensó que había tomado la ventaja una vez más gracias al central Carlos Cuesta, quien disparó a puerta desde una esquina para provocar celebraciones salvajes entre sus compañeros.

Sin embargo, el VAR intervino y, tras un retraso de tres minutos, el árbitro fue llamado al monitor del campo antes de anular el gol al considerar que Rafael Santos Borré había interferido con el portero en posición de fuera de juego.

En el minuto 93 llegó el último disparo llamativo de James, pero no hubo un final de cuento de hadas. Terminó 0-0, el tercer empate consecutivo de Colombia.

¿Invencible, pero fracasado o de bajo rendimiento?

Los fanáticos colombianos probablemente no estén seguros de estar felices o no. Sí, ahora llevan 12 partidos invictos bajo el mando de Néstor Lorenzo, pero dos puntos en esos dos partidos es un resultado un poco decepcionante en términos generales. El propio Lorenzo dijo en la rueda de prensa posterior al partido en Quito que sentía que se habían perdido cuatro puntos.

Aunque tuvo la mala suerte de no ver el segundo gol contra Uruguay en el VAR, hubo muchos goles. claridad consolidar su ventaja, que no ha sido superada, haciendo que el empate final sea casi inevitable con el paso del tiempo.

En Quito, para un equipo que comenzó con centrales de segunda opción, portero de tercera opción y lateral derecho de quinta opción, fue una buena portería a cero, aunque ayudada por una terrible actuación del ecuatoriano Ener Valencia.

Pero la decisión de conceder un penalti crucial debido a la confianza de Luis Díaz, mientras siguieron otros penaltis mejores, fue un poco desconcertante.

El futuro de la selección colombiana probablemente esté en Díaz. Interpretó muy bien los papeles; sin embargo, en estos dos juegos, bien se le podría responsabilizar por no ganar ninguno de los dos.

El regreso de la empathelumbia

La principal lección aprendida al no poder clasificarse para Qatar 2022 fue que es muy difícil llegar al Mundial. El torneo ampliado de 48 equipos en 2026 ha visto entre 4,5 y 6,5 lugares de clasificación para Sudamérica, lo que brinda más posibilidades de éxito y una vergüenza total si no logran clasificarse.

Colombia hará bien en convertir algunos empates en victorias para exhibir al cuarto equipo mejor clasificado del continente y el 17 del mundo. La principal diferencia con respecto a la última vez es que al menos hay posibilidades de ver avances. Quizás sea el momento de incorporar a jugadores como Cucho Hernández, a quien actualmente le está yendo bien en el Columbus Crew.

Así, con seis puntos en cuatro partidos, Colombia ocupa el quinto lugar en la tabla, a solo un punto del segundo lugar y cómodamente fuera de los lugares de clasificación. Sólo Colombia y Argentina, líder fugitivo, siguen invictos cafetalerosEl próximo partido será en Barranquilla el 16 de noviembre en casa contra Brasil, tercer clasificado, que buscará recuperarse de una derrota por 2-0 ante Uruguay. Luego partirá hacia Paraguay el 21 de noviembre.

Puede interesarte

El presidente de izquierda de Colombia, Gustavo Petr, está fracasando

C:Constitución del petro muchas veces llega tarde. El primer presidente abiertamente izquierdista de Colombia retrasó …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *